Un resumen de la convivencia de Adviento 2015
30 noviembre, 2015
0

Varios grupos de toda Asturias han formado parte de la primera convivencia de catequesis del curso, que hemos compartido el fin de semana del 28 y 29 de noviembre en Covadonga,
con motivo del inicio del Adviento.

 

Para empezar…

Convivencia Adviento 2Comenzamos el fin de semana con un viajecito en autobús (¡que se lo digan a los de Castropol!) en dirección a Covadonga. Allí nos encontramos niños y catequistas de San Melchor, San Lázaro, Salesianos de Oviedo, Carmelitas, Santiago Apóstol del Castropol, Santa María de Noreña, San Juan el Real, San Lorenzo de Gijón, San Martín de Tours de Arriondas, Las Vegas (Corvera) y San Juan Bautista de La Corredoria.

Comida compartida y primeros juegos para presentarnos y conocernos un poquito más: “me llamo Inés”, “vengo de Oviedo”, “me he puesto el sombrero verde porque es mi color preferido”. Visita a la Basílica y a la Cueva guiados por los chicos de la Escolanía de Covadonga, que también nos hicieron una demostración de sus habilidades musicales.

Convivencia Adviento 3

Sábado en la Botica de Espe

Casi sin darnos cuenta, estábamos entrando en la Botica de Espe, un establecimiento mágico donde el dinero no tiene valor y en el que sólo se ofrece un producto, el más maravilloso: el Elixir de la Esperanza. Espe, la boticaria, nos recordó y demostró que necesitábamos prepararnos por dentro para recibir a Jesús con cariño, alegría y dulzura, como Él se merece.

botica-de-espe

Al mismo tiempo que superábamos, o no, las pruebas que Espe nos ponía para conseguir los ingredientes del Elixir, íbamos aprendiendo que el Adviento es una época para estar atentos. Observar a las personas que nos rodean y entender cómo se encuentran, abrirnos a ellas con confianza, ser cuidadosos al comunicarnos teniendo en cuenta cómo se sienten y escuchar con los oídos y con el corazón aquello que necesitan. Nadie sabe muy bien por qué, pero el Elixir no tenía el mismo sabor para todos; algunos no querían ni probarlo mientras otros exclamaban: ¡qué bien sabe la esperanza!

Siempre juntos fue llegando la noche, así que recuperamos las fuerzas que aún quedaban con una cena calentita y nos embarcamos en una velada-concurso con los niños de la Escolanía, que nos acompañaron en los grupos. Oración para dar las buenas noches a Jesús y a dormir, algunos por primera vez fuera de sus casas y en un saco.

Domingo con sentido

Al día siguiente, con el Santuario lleno de vida por los devotos y curiosos que allí se acercan los domingos, retomamos nuestra dinámica con una breve oración ante la Santina y una ronda de “juegos con sentido”: ganar o perder dependía casi siempre de poner muy en juego los sentidos y la atención para descifrar los enigmas a tiempo. Son los cinco sentidos los que teníamos que activar para “estar atentos” a lo que vaya aconteciendo también en nuestras vidas, y más en este tiempo de Adviento.

Con cierto sabor a despedida, compartimos la Eucaristía en la Basílica donde tuvimos oportunidad de escuchar de nuevo a los Escolanos, que ya no nos resultaban unos desconocidos, y un rato de tiempo libre hasta la comida.

Convivencia Adviento 4

En definitiva, toda una experiencia en la que Centro, Oriente y Occidente nos hemos encontrado para conocernos y empezar a atar los lazos de lo que se va pareciendo a una gran familia.

Como los que iban a Emaús, estamos haciendo camino.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.